Tradición

La tradición de las famosas Tortas Montero de la ciudad de Curicó tiene sus inicios en 1870, cuando Cristobalina Montero, su fundadora, demuestra su vocación por la pastelería y repostería clásica chilena, dando origen a las deliciosas tortas, pasteles y dulces chilenos que hoy se conocen a lo largo de todo Chile.

En 1877, al inaugurar el tramo ferroviario de Curicó al Sur, los productos Montero, son vendidos en la estación de ferrocarriles de la ciudad, lo que permitió que cientos de viajeros y turistas degustaran este sabroso y novedoso producto.

El 23 de Octubre de 1891, Montero se cambia desde la calle Villota a su actual dirección (calle Prat Nº659) lugar donde se construyen los Hornos Montero, los cuales, por más de 100 años, nunca se han apagado, fabricando los productos que han hecho de Montero tradición en pastelería a lo largo del país destacando a Curicó como la "Ciudad de las Tortas".

Hoy esos mismos hornos elaboran el mismo y exquisito sabor de nuestros productos que usted tiene en sus manos. Montero desde 1891 ha sido capaz de mantener viva una de las tradiciones clásicas de la gastronomía chilena, con antiguas recetas de doña Cristobalina Montero, son seguidas al pie de la letra para entregar la misma calidad de sus inicios.

En el año 1995 Tortas Curicanas Montero marca un hito mundial, ingresando al libro de Record Guinness por haber elaborado la torta más grande del mundo, cuyas especificaciones son: diametro de 10 metros, alto de 50 centímetros y 23.000 kilos. La torta fue degustada por más de 500.000 personas, ya que la torta fue repartida a lo largo de todo Chile.

Copyright © 2014 · Todos los derechos reservados a Tortas Montero · Sitio Optimizado por Diseñamedios